Guía para el diseño de una actividad colaborativa

Esta guía se ofrece como orientación para el diseño de tu actividad. Contiene tres momentos y cada uno una serie de elementos importantes a considerar. Más que en un orden estricto a seguir, los distintos elementos pueden retroalimentarse, algunos se implican o se relacionan. Por tanto las sugerencias a esta guía son bienvenidas y la invitación queda abierta a enriquecer y construir esta guía juntos.

1. Planeación de la actividad (profesor)

a) Identificar y redactar el propósito especifico de la actividad, en el contexto de la unidad temática y de la asignatura. Considerar integrar los elementos del aprendizaje colaborativo, aprendizaje en red y los elementos de AIDA (no necesariamente deben estar presentes los 4).

b) Definir aquello que se espera los estudiantes logren (desempeño). ¿Cuáles serán las evidencias del logro del propósito (productos)? ¿Qué criterios nos indicarán que se ha logrado el aprendizaje (evaluación)?

c) Mencionar cuál o cuáles herramientas de la red se utilizarán para el desarrollo de la actividad. Describir qué previos nos implican para el uso de esa o esas herramientas: ¿aprender a usarla? ¿crear una cuenta? ¿realizar algún material tipo tutorial para los estudiantes?

d) Definir qué harán los estudiantes:

  • ¿cuál será la interacción deseada con el uso de la o las herramientas,
  • ¿Cuál será la dinámica de participación a proponer (rol de los estudiantes)? (previamente alguna construcción personal, consulta de información, compartir información, varias u otras acciones, trabajo en equipos pequeños o grandes),
  • ¿existen fases o etapas para realizar la actividad? ¿Qué tiempos se dedicarán a cada fase?
  • ¿Qué necesitan hacer los estudiantes antes, durante y después de la actividad?

e) Después de este esbozo general, conviene revisar la congruencia de la actividad con los propósitos planteados.

2. Diseño formal de la actividad (lo que verá el estudiante)

f) Introducción a la actividad (si aplica). En esta parte se pueden incluir los objetivos/competencias específicos que se pretenden lograr, esto ayuda a los estudiantes a comprender el sentido de la actividad. Incluso contextualizarlos sobre lo que se espera con el trabajo colaborativo.

g) Instrucciones claras y detalladas para el estudiante, qué va a hacer, en qué secuencia, cómo se harán los equipos de trabajo, con quienes estarán interactuando (externos a la clase).

h) Espacios y materiales de trabajo (plataforma, lecturas, recursos, espacios de la red, uso de tutoriales) Recomendaciones (si aplican).

i) Tiempo aproximado que le implicará al estudiante realizar las tareas de la actividad.

j) Producto esperado.

k) Plantear criterios de evaluación de fondo y forma para el producto final.

3. Recomendaciones para el desarrollo de la actividad

Una vez diseñada la actividad, conviene tener presentes los siguientes puntos:

  • Identificar el rol del profesor según las características de la actividad. ¿Observará las interacciones con el uso de la herramienta o herramientas? ¿Intervendrá para moderar la participación, aclarar dudas, plantear preguntas? ¿En qué momento y de qué forma será más pertinente su intervención? ¿De qué manera los estudiantes también son parte de la retroalimentación entre ellos mismos?
  • Mantener contacto con los estudiantes a lo largo de la actividad, para animar y modelar la participación.
  • Durante y después de la vivencia de la actividad, recuperar la experiencia de manera cercana, reflexionar sobre el logro de los aprendizajes, aciertos y aspectos a mejorar en la interacción, diseño de la actividad, las herramientas y su configuración, para continuar aprendiendo.